De viaje con Alejandra Pizarnik

una mirada desde la alcantarilla

puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos

Hasta hace unos meses solo conocía este poema de Pizarnik. Pertenece a El árbol de Diana, publicado en 1962 (el año en que nací!) y, seducida por él, lo leí. Marqué algunos poemas que leí una y otra vez. Eran demasiados. Volví a seleccionar y, por fin, coloqué los elegidos en el atril y me dejé estar en el piano. Y grabé el viaje.

Estas son las “fotos”. (con auriculares se ven mejor…)

Una sorpresa que contiene el libro es el prólogo de Octavio Paz. En formato de entrada de diccionario,  abre las ganas. Os dejo fragmento:

ÁRBOL DE DIANA de Alejandra Pizarnik. (Quim): cristalización verbal por amalgama de insomnio pasional… (Bot.): el árbol de Diana es transparente y no da sombra… (Mit. y Etnogr.): …. (Blas.):…. (Fis.): durante mucho tiempo se negó la realidad física del árbol de Diana. En efecto, debido a su extraordinaria transparencia, pocos pueden verlo. Soledad, concentración y un afinamiento general de la sensibilidad son requisitos indispensables para la visión. Algunas personas, con reputación de inteligencia, se quejan de que, a pesar de su preparación, no ven nada. Para disipar su error, basta recordar que el árbol de Diana no es un cuerpo que se pueda ver: es un objeto (animado) que nos deja ver más allá, un instrumento natural de visión.  …

Violeta Bubelyte

Foto: Violeta Bubelyte

Anuncios